Holter cardíaco. 24h


Mediante unos electrodos se registra la frecuencia cardíaca. Los electrodos se fijan al cuerpo y el aparato se lleva en un bolsillo o sobre el cinturón. El holter cardíaco sólo recibe señales, no emite ninguna; por lo que no altera el ritmo cardíaco ni tiene ninguna contraindicación

Un impulso eléctrico en el nódulo sinusal o “marcapasos del corazón”, origina una descarga que estimula el tejido muscular del corazón y éste se contrae, bombeando la sangre. En un corazón sano y en reposo, se producirían de 60 a 100 impulsos o contracciones por minuto.   Si el ritmo cardíaco no funciona bien, hablamos de arritmias: el corazón late demasiado rápido (taquicardia), va lento o late de forma irregular.

Así pues, el médico solicitará esta prueba para diagnosticar si existen arritmias, como una medida de control si has sufrido un ataque cardíaco o porque sigues un tratamiento con fármacos cardiológicos, si tienes palpitaciones o para detectar si hay zonas del corazón a donde no llega el impulso cardíaco…

¿Cómo funciona?

En el CMQR, el médico colocará de manera equilibrada los electrodos sobre tu cuerpo, encenderá el holter y el aparato comenzará a registrar la actividad eléctrica de tu corazón durante 24h.

Al salir de la consulta puedes continuar haciendo todas tus actividades diarias.

Instrucciones:

  • Báñate antes de que te coloquen el holter. No podrás hacerlo durante la prueba, porque los electrodos no deben mojarse
  • Si sufres palpitaciones, un mareo o desmayo, dolor en el pecho… anota la hora
  • Anota también tus actividades (comer, ejercicio, dormir…)
  • Evita acercarte a áreas electromagnéticas, mantas eléctricas, detectores de metales o zonas de alto voltaje
  • No debes retirar los electrodos ni para dormir. Es el médico quien los debe retirar
  • Evita dormir bocabajo